COMO ANTICIPARNOS A LOS CONFLICTOS                                                            EN LA EMPRESA FAMILIAR

Con motivo del #XXIICongresoEF organizado por el Intituto de Empresa Familiar (IEF), me gustaría compartir una reflexión sobre un aspecto que me parece importante para la continuidad de las familias empresarias.

 “Si te enfadas en la empresa con tu padre y después tenéis que comer juntos no vais a estar cómodos, o si tienes una rivalidad histórica con tu hermano y después tenéis que trabajar juntos… Y si eso no se gestiona bien, por bueno que sea el negocio, puede acabar con él”.

Estas situaciones suceden en la mayoría de las familias empresarias, es natural. Lo importante es saber que estas cuestiones se van a presentar inevitablemente y que pueden generar una serie de situaciones que pueden ser conflictivas.

En estas circunstancias la mediación es la mejor alternativa para resolver disputas de negocios familiares porque realizamos un enfoque orientado a crear soluciones aceptables para todas las partes, sin perder de vista las relaciones futuras. En un negocio familiar, a menudo las partes no pueden simplemente tomar distancia del negocio, son altamente interdependientes, comparten experiencias y ADN, todo lo cual crea la cultura familiar única, que hay que tener en cuenta.

Las relaciones familiares tienen historias largas, profundas y emocionales. Cuando surge un conflicto, la confianza es a menudo la "primera víctima", a medida que los conflictos aumentan, la confianza disminuye y la desconfianza aumenta. Uno de nuestros primeros objetivos cuando iniciamos un proceso de mediación, es crear un espacio seguro donde se puedan expresar las emociones que ayuden a avanzar en el proceso de resolución de conflictos. 

Es importante destacar que, una vez creado ese espacio de confianza, nuestro propósito es facilitar una "resolución de problemas de manera colaborativa e integradora”, pero, sobre todo, y esto es importante para las familias empresarias, de forma confidencial.

Todos conocemos que un Protocolo de Empresa Familiar es una eficaz herramienta para establecer unas normas claras que faciliten la convivencia presente y futura, pero este Acuerdo debe estar bien cimentado sobre las cuestiones críticas que preocupan a la familia empresaria, debe disponer de canales de comunicación que faciliten la convivencia entre la empresa y la familia, y establecer un mecanismo que se active cuando surjan desacuerdos o disputas. Como podemos anticipar que los conflictos pueden surgir, es una buena solución, incluir una cláusula de resolución de conflictos, donde se acuerde acudir a mediación, como paso previo al inicio de cualquier acción judicial.

En definitiva, nuestra experiencia nos confirma que las familias empresarias que recurren a la ayuda de un mediador, consiguen mantener unida la familia y fortalecen el negocio", gracias a la mejora que se produce en la comunicación, desarrollando la implicación de todas las partes y ayudando a preservar los importantes vínculos "biogenéticos" familiares.

Jorge Miralles Andress

Mediador empresarial

Socio cofundador de Acordia Mediación

¿Le ha gustado el post?

Todos nuestros post

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© En Acordia,trabajamos por el acuerdo

Llamar

E-mail